Basta Ya Imprimir documento
 

ENCUENTRO. Manuel Velado entrega un libro sobre la historia de Euskalduna a Zapatero en la reunión con los sindicatos. / IGNACIO PÉREZ

 

Contenidos relacionados

. Disputa PSE-PNV sobre el protagonismo


 

EL CORREO, 13 de septiembre de 2004

Zapatero garantiza a los trabajadores de La Naval un plan para salvar a los astilleros

El presidente del Gobierno aseguró ayer en Bilbao que «no habrá ningún trabajador abandonado a su suerte» El comité de empresa cree que es un «compromiso firme» y pide que la solución se presente con rapidez

JOSÉ LUIS GALENDE/BILBAO

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó ayer en Bilbao su compromiso personal y el de su Ejecutivo para acordar con los sindicatos un plan que «salvará a los astilleros» públicos y a La Naval de Sestao, sometidos a un profundo proceso de reconversión. Rodríguez Zapatero expresó estas garantías en dos foros diferentes: en una reunión con los miembros del comité de empresa del astillero vizcaíno y en el discurso que pronunció ante los militantes socialistas en el acto de presentación de Patxi López como candidato a lehendakari.

Las promesas del presidente del Ejecutivo se extendieron también a todos los operarios del sector, que sufrirá un proceso de ajuste y concentración de factorías, al asegurar ante los seguidores de su partido que no habrá «ningún trabajador abandonado a su suerte de los astilleros de este país». Así mismo, sostuvo que su Gobierno «tiene la voluntad» de «no producir ningún efecto negativo en la Margen Izquierda», ni en el ámbito laboral, ni en las empresas de la industria auxiliar.

Zapatero dedicó sólo una pequeña parte de su discurso al problema de los astilleros, pero previamente se había reunido durante 40 minutos con el comité de empresa de la factoría de Izar en Sestao, a cuyos miembros acompañaron los secretarios generales de CC OO de Euskadi -Josu Onaindi- y UGT -Dámaso Casado-, y los responsables de las federaciones del Metal de ELA y CAT. Curiosamente, los actos tuvieron lugar en el Palacio de Euskalduna, ubicado en el solar que hace 20 años ocupaba el astillero del mismo nombre, que desapareció como consecuencia de la primera gran reconversión del sector público de construcción naval.

Respuesta «clara»

Según el relato de la reunión realizado por el presidente del comité de empresa -Miguel Angel Asporosa, de UGT-, Zapatero dio una respuesta «clara» y «taxativa» a las exigencias de los trabajadores de garantías de futuro para el astillero de Sestao. Ha habido, dijo, «un compromiso personal y del Gobierno de mantener los astilleros públicos en España y dotarlos de carga de trabajo de manera inmediata». Y todo ello, añadió, con la aseveración de que se producirá con el «consenso» de las centrales sindicales.

«Es significativo -interpretó Asporosa- que el jefe del Ejecutivo haya recibido a un comité de empresa y eso algo querrá decir». Tras destacar que es la primera vez que se produce en España un acontecimiento de este tipo, el responsable del comité señaló que, en su opinión, las palabras de Zapatero son «un compromiso firme» y que «la solución debe de producirse con rapidez», dado que, de lo contrario, La Naval «morirá por inanición». «Queremos dar la razón al presidente del Gobierno cuando todo concluya», añadió, «porque de lo contrario nos va a tener enfrente».

El portavoz de CC OO, Pedro Rodríguez, indicó, por su parte, que en la reunión del miércoles con la Sepi se verá si Rodríguez Zapatero «ha dado traslado del mensaje lanzado ayer» en Bilbao a los responsables de la negociación del plan industrial. Aseguró al respecto que «mientras los trabajadores no vean una solución al problema no van dejar de movilizarse».

Empresa pública

Emilio Urreta, de ELA, hizo el balance menos optimista de la reunión con el responsable del Ejecutivo, al que los miembros del comité, indicó, pidieron que no se «repita la historia del astillero de Euskalduna de hace 20 años. «Por desgracia», dijo el sindicalista, no ha garantizado que La Naval vaya a seguir siendo «una empresa pública en el futuro», aunque «sí ha dado su palabra de que va a salvar el sector y de que la factoría va a tener una salida». Para el portavoz de ELA, «el futuro de la planta pasa por ser un empresa pública de construcción naval».

En su cita con Rodríguez Zapatero, los sindicalistas estuvieron respaldados por una concentración de varios cientos de trabajadores, vigilados de cerca por las fuerzas antidisturbios de la Ertzaintza, celebrada en las inmediaciones del Palacio de Euskalduna. En la misma, los asistentes corearon consignas en demanda de carga de trabajo y de una solución para La Naval. Una vez acabada la reunión, Miguel Angel Asporosa dio cuenta del resultado de la misma a los asistentes, que se disolvieron posteriormente sin incidentes.